viernes, 27 de febrero de 2009

El arte de la plancha




¿Os imagináis a Napoleón conquistando Roma y destronando a todo un Papa con los pantis esos que llevaba arrugados o la chaqueta esa donde escondía la mano hecha unos zorros? ¿Cuanta elegancia perdería Julio Iglesias si llevará doble raya en el pantalón? ¿Y Rajoy? Este... Bueno, en fin.Tantos próceres de la patria, tantos ejemplos que iluminaron el camino de jóvenes y jóvenas, siempre impolutos, inmaculados y ¡Planchados! Si señor, sin arruga ninguna. Por que la arruga no es bella, es fea. Es señal de desgana de incompetencia y desdén. la arruga no te mira a los ojos, te baja la mirada como diciendo -"Es que no he tenido tiempo..." Podemos deducir, por tanto, que el arte del planchado es, además de un símbolo inequívoco de urbanidad, el elemento definitivo que nos mantiene en lo más alto del ideal evolutivo. Es por esto, mis queridos congéneres que he tenido a bien en día tan señalado como hoy viernes y antes de irme a jugar al tenis, mostraros algunos de los secretos que atesoro al respecto y que, harán de del planchado fuente de alegría en el hogar, así como reforzará vuestra posición social y, por qué no decirlo vuestra auto estima y si me pongo hasta vuestra libido. 
Planchar no es una tarea más, en absoluto. Requiere de una disposición al trabajo artístico y, por lo tanto de la eterna combinación de trabajo, entusiasmo e inspiración. ¿Quién no ha tenido tardes gloriosas en que las rayas se dibujan rectas, livianas hasta perderse en una costura a la altura del bolsillo. Tardes en que al darle la vuelta al pantalón para que no saque brillos, se encaja, casi solo en la curva de la tabla adaptándose, dejándose querer por ella?. ¿Quién no ha evocado entonces ese momento en la playa en que por primera vez olí tu pelo? Ah, eso, la plancha !. 

Está bien comencemos por el principio:
Voy a planchar. Elegir el momento. Este es unos de los puntos subjetivos del proceso y no, por eso, menos importante. Tendremos en cuenta el tiempo necesario. (En este punto se puede aplicar una regla de tres: Se hace un montón con la ropa, se mide con la cinta métrica, se asocia a centímetro por minuto multiplicado por el diferencial según el tipo de ropa, camisas 1,9 camisetas 1,4 trapos 1,1. Normalmente sale, con el tiempo se hace a ojo. Para ropa de niños descontar las prendas que hay que volver a lavar por que salen manchas de no se que demonios). 
El estado de ánimo es muy importante, tengamos en cuenta que tendremos durante un tiempo, un hierro caliente en la mano...no digo más. 
La zona de trabajo ha de estar despejada, ropa a mano, sitio para dejarla, mando a distancia de tele o música... (Continuara)

13 comentarios:

tu dijo...

Yo me pongo a planchar frente a una ventana, plancho más en verano (por aquello del lino y las camisas) que en invierno (jerseys y vaqueros, no plancho). Mi plancha es una de esas con calderín, una maravilla (menos cuando se le acaba el agua y ya has perdido media hora entre que se enfría para poder abrirlo y rellenarlo y se vuelve a calentar otra vez). A mi el planchar no sé lo que me evoca... pero cosas libidinosas seguro que no, jeje, porque aquello de "estás mas salido que el pico de una plancha"... no le veo yo ...
Pero sigue, sigue, estoy ansiosa de leer como consigues la raya del pantalón en su sitio ;-)

Rafa dijo...

Hola Tu, pues nada permanece atenta que en pocos días lo resolvemos. A mi, cuando se me acaba el agua me da una tregua a la espalda que me viene de coña.

Mamen dijo...

Si por favor, continua a ver si me convences y haces que pase de ser la tarea mas odiosa a la mas placentera??? Eso si, cuando acabas te sientes de un bien, es como una liberación...
Bechos

Santa 451 dijo...

Hola; pues yo me pongo un dvd y veo una peli mientras plancho...

La última "Casablanca" que una escena de teatro transcurre en el cine

alma máter dijo...

Calla, calla... que me acabo de sentar aqui después de estar planchando 2horas.... vengo a relajarme un rato ¡¡¡y me encuentro con este post!!!!!! Argggggggg........ (es broma, estoy deseando leer la 2ª parte).

Un beso.

Rafa dijo...

Mamen no te pierdas la segunda parte, aunque ya te adelanto que lo importante está en los detalles.
Chos para ti también.
Santa, este es un recurso. Ver algo que te gusta mucho. El peligro es que, si te gusta demasiado se relaje la atención y, recuerda el arma de destrucción masiva que tienes en la mano...
Hola Alma, según la fórmula de cálculo del tiempo... uhm, tenías un montón de ropa por planchar. En la segunda parte consejos para que el cesto se vacíe a toda velocidad. Besos

alma máter dijo...

¡¡Por diossss!!!! ¿y a qué esperas para escribir la 2ª parte?? "vaciar el cesto a toda velocidad ¡¡¡me lo pido!!!!!

Jinete Pálido dijo...

No le veo ninguna diversión a planchar, yo plancho por no llevar arrugas y SOLo en las prendas que comsidero necesarias.
Cuando tenía más tiempo libre en casa, me pasaba la tarde del domingo con la plancha con el mando de la tele cerca..se me hacia eterno!!! y pensaba: aqué hora podré ver la peli sentada en el sofá?..se acababa la peli y yo seguía con el burro de la plancha.
La odio. así, sin más.

Saluditos.

PD: Yo, al igual que Alma espero la segunda parte.

Rafa dijo...

Hola Jinete, la tarde del domingo... Se presta ¿verdad? A lo mejor hay que cambiar de día o momento. Puede que con ayuda lo hagamos algo menos odioso. Veremos.

una sonrisa dijo...

jajajaja nunca habia imaginado que alguien pudiera convertir planchar en algo divertido, yo diria que ni ameno siquiera.. no pienso perderme la segunda entrega!!
jajaja
Una sonrisa

alma máter dijo...

¿¿¿QUÉ PARA CUANDO LA 2ª ENTREGA????? HOY HE ESTADO OTRAS 2 HORAS Y EL CESTO NO BAJAAAA!!!!

NoeliaA dijo...

Ay... qué quieres que te diga: en mi casa no se plancha, ni yo ni mi pareja planchamos nuestras ropas. Incluso ya compramos ropa que no se arruga, a tales efectos.
No hay cosa que deteste más.
Y nunca nos conseguimos una planca.

Rafa dijo...

Sonrisa; lo mío me ha costado. Ha sido un búsqueda de mi espacio amo-de-casa y luego, el desarrollo de este hasta convertirlo en un juego.
Alma....OOOOOOHHHHMMMM, todo llegará, necesito un poco de tiempo para ordenar mis apuntes. De momento te adelanto... No mires al montón con odio, es tu amigo, es tu amigo... ¿Le ves bajar?
Noelia, desde luego es la solución definitiva pero no sé como se hace. Nosotros tenemos dos niñas y montón de ropa semanal,eso es como el amanecer, inevitable.